Recetas tradicionales

¿Qué hay exactamente en el queso americano?

¿Qué hay exactamente en el queso americano?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Casi todos los refrigeradores de Estados Unidos tienen algo de queso americano, ya sea Kraft Singles, Velveeta, Cheez Whiz o algún otro producto alimenticio de color amarillo gomoso que se derrita muy bien. Pero como todos sabemos, el queso americano no es exactamente queso en el más puro sentido del término, como una buena fontina o Camembert. ¿Entonces, qué es exactamente?

Usemos Kraft Singles como ejemplo. En realidad, no se puede llamar "queso" de acuerdo con las normas gubernamentales, por lo que en su lugar se llama "alimento de queso procesado pasteurizado", lo que significa (entre otras cosas) que debe tener un contenido de grasa de no menos del 23 por ciento, un contenido de humedad de no más del 44 por ciento, y un contenido real de queso del 51 por ciento. Entonces, esto significa que más de la mitad de Kraft Singles es, de hecho, queso de verdad.

Entonces, ¿cuáles son los ingredientes de Kraft Singles? Desglosémoslo uno por uno:

Leche
La leche es ... leche.

Suero
El suero es el líquido que queda después de batir la mantequilla o hacer la leche; es muy rico en proteínas

Sal
Sal de mesa.

Cultura del queso
Un cultivo bacteriano que se agrega a todos los quesos durante las primeras etapas del proceso de elaboración del queso.

Enzimas
Otro ingrediente necesario en toda la elaboración de queso, las enzimas como el cuajo hacen que la leche se coagule.

Todos los anteriores son los ingredientes esenciales que se utilizan para hacer queso de verdad. Esto es lo que se agrega más:

Grasa de la leche
La grasa de la leche. Mantequilla, básicamente.

Fosfato de calcio
Este es el calcio que se encuentra en los lácteos, lo que hace bien al cuerpo.

Citrato de sodio
Este es un emulsionante que mantiene unido el queso; también se utiliza en todo, desde salchichas hasta helados.

Fosfato de sodio
Otro emulsionante; también se utiliza como agente leudante en algunos productos horneados.

Acido sorbico
Un conservante de origen natural.

Extracto de achiote
Colorante alimentario natural de color amarillo anaranjado.

Vitamina D3
Agregado como complemento nutricional.

Entonces, sí, el queso americano tiene un par de ingredientes adicionales para ayudar a que se solidifique bien y se derrita de esa manera perfectamente derretida, pero en realidad, no es también diferente del simple queso viejo.


Acepto el queso Amul exactamente como está: enlatado, procesado y perfecto

Antes de que me critique por ser un snob del queso, escúcheme: la razón por la que no me gusta el queso americano no tiene nada que ver con el hecho de que está procesado. Todo lo contrario. No me importa el queso americano porque crecí con un queso procesado que es muy superior. Permítame presentarle el queso Amul, el mejor producto lácteo de la India que jamás haya salido de lata.

Amul, una empresa láctea india con sede en Gujarat, se especializa en mantequilla, yogur, helado y queso elaborado con leche de búfalos indios, que le da un sabor muy específico: es más rico, un poco más loco, un poco más funk. Comenzó en 1948 como una cooperativa láctea destinada a ayudar a llevar productos lácteos a ciudades más pequeñas en respuesta a un monopolio creado por una empresa llamada Polson. Muchas de las personas a las que les vendía Amul no tenían acceso a refrigeración, por lo que se desarrollaron productos duraderos y estables, como el queso (su vida útil oficial es de nueve meses). La gente de la India es muy leal a los productos de Amul, pero es ese queso el que inspira, con mucho, el mayor culto. #Amulcheese es un hashtag de tendencia con cerca de 2.500 publicaciones. Y luego están estos anuncios, en los que un chico reservado se come una rebanada de queso Amul antes de un gran juego / cuando está a punto de actuar en el escenario / cuando encuentra un monstruo en su armario, y de alguna manera gana super- confianza. La gente los ama.

Imagina la superconfianza que te espera.

El queso Amul es un queso duro enlatado que sabe a queso cheddar con un toque diferente. Tiene un familiar sabor a mantequilla, pero es un poco amargo. Es duro pero flexible, se derrite maravillosamente y es más salado de lo que cabría esperar. Debido a que está enlatado y empaquetado con quién sabe cuántos conservantes, durará para siempre. Recuerdo claramente cuando mi padre almacenaba latas y latas de queso Amul en la parte superior de nuestra despensa, y esas nos duraban todo el año. Nuestra forma favorita de comerlo era rallarlo y luego derretirlo en una tostada de tomate, con una pizca de chaat masala, que resaltaba todos los sabores maravillosamente extraños del queso Amul. En mi libro de cocina, la receta de tostadas de tomate y queso requiere queso cheddar, porque el queso Amul no está ampliamente disponible, pero si realmente quieres comer el plato como lo hacen los Krishna, debes pedir una lata en línea. Una vez que haya probado un queso a la parrilla hecho con queso Amul, la versión de queso americano siempre tendrá un sabor insípido y aburrido.

Más allá del sabor, el culto al queso Amul tiene que ver principalmente con la nostalgia que conlleva. Al igual que los fideos Maggi, el ramen instantáneo preferido de la India o las galletas Parle-G, nuestro acompañamiento preferido para el té, el queso Amul lleva a los indios de varias generaciones a su infancia. Mi papá siempre me dijo que el queso Amul, más que cualquier otra cosa, le sabía a India. Para mí, sabe a estar en la casa de mis padres en Texas.

Debido a que es un alimento básico de la despensa casera, me sorprendió ver el queso en los platos de los restaurantes indios populares: mezclado con chiles y relleno con naan en Adda en Long Island City, en un queso asado con chutney de menta en USHA foods en Queens. y en un sándwich de pollo con salsa picante en Pondicheri, en Houston y Nueva York.

Chintan Pandya, el chef de Adda, me dijo que probó el queso Amul por primera vez cuando tenía 9 o 10 años; era un lujo para su familia, algo que solo podía comer en ocasiones especiales. “Todavía anhelo su sabor. Todos los demás quesos, a pesar del mejor sabor e ingredientes, se sienten un poco cerebrales ".

El año pasado, dice que hubo escasez de queso Amul en Nueva York y Nueva Jersey. "Terminé conduciendo personalmente a las tiendas en Filadelfia para comprar tanto queso Amul como pude", dice. "Mis chefs me recomendaron que usara queso cheddar, pero no lo haría porque sentí que afectaría la integridad del plato indio".

Del mismo modo, Anita Jaisinghani, la chef de Pondicheri, creció en India con Amul como el único queso disponible en las tiendas. Ella lo llama su "arma secreta" en sus restaurantes. “Tiene un sabor cremoso e intenso que no se parece a ningún otro”, dice. "Y esto es de una persona que come casi nada procesado".

El éxito del queso Amul es algo improbable. Aquí hay una comida casi completamente artificial que tiene profundidad y complejidad, que es amada por los indios por igual (¡incluso los chefs!), Y que yo tomaría el cheddar cualquier día de la semana. Soy plenamente consciente de sus defectos, pero de todos modos me encanta. A diferencia de la mayoría de las cosas en mi vida, acepto el queso Amul exactamente como es. Y hay algo bastante maravilloso en eso.


Acepto el queso Amul exactamente como está: enlatado, procesado y perfecto

Antes de que me critique por ser un snob del queso, escúcheme: la razón por la que no me gusta el queso americano no tiene nada que ver con el hecho de que está procesado. Todo lo contrario. No me importa el queso americano porque crecí con un queso procesado que es muy superior. Permítanme presentarles el queso Amul, el mejor producto lácteo de la India que jamás haya salido de lata.

Amul, una empresa láctea india con sede en Gujarat, se especializa en mantequilla, yogur, helado y queso elaborado con leche de búfalos indios, que le da un sabor muy específico: es más rico, un poco más loco, un poco más funk. Comenzó en 1948 como una cooperativa láctea destinada a ayudar a llevar productos lácteos a ciudades más pequeñas en respuesta a un monopolio creado por una empresa llamada Polson. Muchas de las personas a las que estaba vendiendo Amul no tenían acceso a refrigeración, por lo que se desarrollaron productos duraderos y estables, como el queso (su vida útil oficial es de nueve meses). La gente de la India es muy leal a los productos de Amul, pero es ese queso el que inspira, con mucho, el más culto. #Amulcheese es un hashtag de tendencia con cerca de 2.500 publicaciones. Y luego están estos anuncios, en los que un chico reservado se come una rebanada de queso Amul antes de un gran juego / cuando está a punto de actuar en el escenario / cuando encuentra un monstruo en su armario, y de alguna manera gana super- confianza. La gente los ama.

Imagina la superconfianza que te espera.

El queso Amul es un queso duro enlatado que sabe a queso cheddar con un toque diferente. Tiene un familiar sabor a mantequilla, pero es un poco amargo. Es duro pero flexible, se derrite maravillosamente y es más salado de lo que cabría esperar. Debido a que está enlatado y empaquetado con quién sabe cuántos conservantes, durará para siempre. Recuerdo claramente cuando mi padre almacenaba latas y latas de queso Amul en la parte superior de nuestra despensa, y esas nos duraban todo el año. Nuestra forma favorita de comerlo era rallarlo y luego derretirlo en una tostada de tomate, con una pizca de chaat masala, que resaltaba todos los sabores maravillosamente extraños del queso Amul. En mi libro de cocina, la receta de tostadas de tomate y queso requiere queso cheddar, porque el queso Amul no está ampliamente disponible, pero si realmente quieres comer el plato como lo hacen los Krishna, debes pedir una lata en línea. Una vez que haya probado un queso a la parrilla hecho con queso Amul, la versión de queso americano siempre tendrá un sabor soso y aburrido.

Más allá del sabor, el culto al queso Amul tiene que ver principalmente con la nostalgia que conlleva. Al igual que los fideos Maggi, el ramen instantáneo preferido de la India o las galletas Parle-G, nuestro acompañamiento preferido para el té, el queso Amul lleva a los indios de varias generaciones a su infancia. Mi papá siempre me dijo que el queso Amul, más que cualquier otra cosa, le sabía a India. Para mí, sabe a estar en la casa de mis padres en Texas.

Debido a que es un alimento básico de la despensa casera, me sorprendió ver el queso en los platos de los restaurantes indios populares: mezclado con chiles y relleno con naan en Adda en Long Island City, en un queso asado con chutney de menta en USHA foods en Queens. y en un sándwich de pollo con salsa picante en Pondicheri, en Houston y Nueva York.

Chintan Pandya, el chef de Adda, me dijo que probó el queso Amul por primera vez cuando tenía 9 o 10 años; era un lujo para su familia, algo que solo podía comer en ocasiones especiales. “Todavía anhelo su sabor. Todos los demás quesos, a pesar del mejor sabor e ingredientes, se sienten un poco cerebrales ".

El año pasado, dice que hubo escasez de queso Amul en Nueva York y Nueva Jersey. "Terminé conduciendo personalmente a las tiendas en Filadelfia para comprar tanto queso Amul como pude", dice. "Mis chefs me recomendaron que usara queso cheddar, pero no lo haría porque sentí que afectaría la integridad del plato indio".

Del mismo modo, Anita Jaisinghani, la chef de Pondicheri, creció en India con Amul como el único queso disponible en las tiendas. Ella lo llama su "arma secreta" en sus restaurantes. “Tiene un sabor cremoso e intenso que no se parece a ningún otro”, dice. "Y esto es de una persona que come casi nada procesado".

El éxito del queso Amul es algo improbable. Aquí hay una comida casi completamente artificial que tiene profundidad y complejidad, que es amada por los indios por igual (¡incluso los chefs!), Y que yo tomaría el cheddar cualquier día de la semana. Soy plenamente consciente de sus defectos, pero de todos modos me encanta. A diferencia de la mayoría de las cosas en mi vida, acepto el queso Amul exactamente como es. Y hay algo bastante maravilloso en eso.


Acepto el queso Amul exactamente como está: enlatado, procesado y perfecto

Antes de que me critique por ser un snob del queso, escúcheme: la razón por la que no me gusta el queso americano no tiene nada que ver con el hecho de que está procesado. Todo lo contrario. No me importa el queso americano porque crecí con un queso procesado que es muy superior. Permítanme presentarles el queso Amul, el mejor producto lácteo de la India que jamás haya salido de lata.

Amul, una empresa láctea india con sede en Gujarat, se especializa en mantequilla, yogur, helado y queso elaborado con leche de búfalos indios, que le da un sabor muy específico: es más rico, un poco más loco, un poco más funk. Comenzó en 1948 como una cooperativa láctea destinada a ayudar a llevar productos lácteos a ciudades más pequeñas en respuesta a un monopolio creado por una empresa llamada Polson. Muchas de las personas a las que les vendía Amul no tenían acceso a refrigeración, por lo que se desarrollaron productos duraderos y estables, como el queso (su vida útil oficial es de nueve meses). La gente de la India es muy leal a los productos de Amul, pero es ese queso el que inspira, con mucho, el más culto. #Amulcheese es un hashtag de tendencia con cerca de 2.500 publicaciones. Y luego están estos anuncios, en los que un chico reservado se come una rebanada de queso Amul antes de un gran juego / cuando está a punto de actuar en el escenario / cuando encuentra un monstruo en su armario, y de alguna manera gana super- confianza. La gente los ama.

Imagina la superconfianza que te espera.

El queso Amul es un queso duro enlatado que sabe a queso cheddar con un toque diferente. Tiene un familiar sabor a mantequilla, pero es un poco amargo. Es duro pero flexible, se derrite maravillosamente y es más salado de lo que cabría esperar. Debido a que está enlatado y empaquetado con quién sabe cuántos conservantes, durará para siempre. Recuerdo claramente cuando mi padre almacenaba latas y latas de queso Amul en la parte superior de nuestra despensa, y esas nos duraban todo el año. Nuestra forma favorita de comerlo era rallarlo y luego derretirlo en una tostada de tomate, con una pizca de chaat masala, que resaltaba todos los sabores maravillosamente extraños del queso Amul. En mi libro de cocina, la receta de tostadas de tomate y queso requiere queso cheddar, porque el queso Amul no está ampliamente disponible, pero si realmente quieres comer el plato como lo hacen los Krishna, debes pedir una lata en línea. Una vez que haya probado un queso a la parrilla hecho con queso Amul, la versión de queso americano siempre tendrá un sabor insípido y aburrido.

Más allá del sabor, el culto al queso Amul tiene que ver principalmente con la nostalgia que conlleva. Al igual que los fideos Maggi, el ramen instantáneo preferido de la India o las galletas Parle-G, nuestro acompañamiento preferido para el té, el queso Amul lleva a los indios de varias generaciones a su infancia. Mi papá siempre me dijo que el queso Amul, más que cualquier otra cosa, le sabía a India. Para mí, sabe a estar en la casa de mis padres en Texas.

Debido a que es un alimento básico de la despensa casera, me sorprendió ver el queso en los platos de los restaurantes indios populares: mezclado con chiles y relleno con naan en Adda en Long Island City, en un queso asado con chutney de menta en USHA foods en Queens. y en un sándwich de pollo con salsa picante en Pondicheri, en Houston y Nueva York.

Chintan Pandya, el chef de Adda, me dijo que probó el queso Amul por primera vez cuando tenía 9 o 10 años; era un lujo para su familia, algo que solo podía comer en ocasiones especiales. “Todavía anhelo su sabor. Todos los demás quesos, a pesar del mejor sabor e ingredientes, se sienten un poco cerebrales ".

El año pasado, dice que hubo escasez de queso Amul en Nueva York y Nueva Jersey. "Terminé conduciendo personalmente a las tiendas en Filadelfia para comprar tanto queso Amul como pude", dice. "Mis chefs me recomendaron que usara queso cheddar, pero no lo haría porque sentí que afectaría la integridad del plato indio".

Del mismo modo, Anita Jaisinghani, la chef de Pondicheri, creció en India con Amul como el único queso disponible en las tiendas. Ella lo llama su "arma secreta" en sus restaurantes. “Tiene un sabor cremoso e intenso que no se parece a ningún otro”, dice. "Y esto es de una persona que come casi nada procesado".

El éxito del queso Amul es algo improbable. Aquí hay una comida casi completamente artificial que tiene profundidad y complejidad, que es amada por los indios por igual (¡incluso los chefs!), Y que yo tomaría el cheddar cualquier día de la semana. Soy plenamente consciente de sus defectos, pero de todos modos me encanta. A diferencia de la mayoría de las cosas en mi vida, acepto el queso Amul exactamente como es. Y hay algo bastante maravilloso en eso.


Acepto el queso Amul exactamente como está: enlatado, procesado y perfecto

Antes de que me critique por ser un snob del queso, escúcheme: la razón por la que no me gusta el queso americano no tiene nada que ver con el hecho de que está procesado. Todo lo contrario. No me importa el queso americano porque crecí con un queso procesado que es muy superior. Permítanme presentarles el queso Amul, el mejor producto lácteo de la India que jamás haya salido de lata.

Amul, una empresa láctea india con sede en Gujarat, se especializa en mantequilla, yogur, helado y queso elaborado con leche de búfalos indios, que le da un sabor muy específico: es más rico, un poco más loco, un poco más funk. Comenzó en 1948 como una cooperativa láctea destinada a ayudar a llevar productos lácteos a ciudades más pequeñas en respuesta a un monopolio creado por una empresa llamada Polson. Muchas de las personas a las que les vendía Amul no tenían acceso a refrigeración, por lo que se desarrollaron productos duraderos y estables, como el queso (su vida útil oficial es de nueve meses). La gente de la India es muy leal a los productos de Amul, pero es ese queso el que inspira, con mucho, el más culto. #Amulcheese es un hashtag de tendencia con cerca de 2.500 publicaciones. Y luego están estos anuncios, en los que un chico reservado se come una rebanada de queso Amul antes de un gran juego / cuando está a punto de actuar en el escenario / cuando encuentra un monstruo en su armario, y de alguna manera gana super- confianza. La gente los ama.

Imagina la superconfianza que te espera.

El queso Amul es un queso duro enlatado que sabe a queso cheddar con un toque diferente. Tiene un familiar sabor a mantequilla, pero es un poco amargo. Es duro pero flexible, se derrite maravillosamente y es más salado de lo que cabría esperar. Debido a que está enlatado y empaquetado con quién sabe cuántos conservantes, durará para siempre. Recuerdo claramente cuando mi padre almacenaba latas y latas de queso Amul en la parte superior de nuestra despensa, y esas nos duraban todo el año. Nuestra forma favorita de comerlo era rallarlo y luego derretirlo sobre una tostada de tomate, con una pizca de chaat masala, que resaltaba todos los sabores maravillosamente extraños del queso Amul. En mi libro de cocina, la receta de tostadas de tomate y queso requiere queso cheddar, porque el queso Amul no está ampliamente disponible, pero si realmente quieres comer el plato como lo hacen los Krishna, debes pedir una lata en línea. Una vez que haya probado un queso a la parrilla hecho con queso Amul, la versión de queso americano siempre tendrá un sabor insípido y aburrido.

Más allá del sabor, el culto al queso Amul tiene que ver principalmente con la nostalgia que conlleva. Al igual que los fideos Maggi, el ramen instantáneo preferido de la India o las galletas Parle-G, nuestro acompañamiento preferido para el té, el queso Amul lleva a los indios de varias generaciones a su infancia. Mi papá siempre me dijo que el queso Amul, más que cualquier otra cosa, le sabía a India. Para mí, sabe a estar en la casa de mis padres en Texas.

Debido a que es un alimento básico de la despensa casera, me sorprendió ver el queso en los platos de los restaurantes indios populares: mezclado con chiles y relleno con naan en Adda en Long Island City, en un queso asado con chutney de menta en USHA foods en Queens. y en un sándwich de pollo con salsa picante en Pondicheri, en Houston y Nueva York.

Chintan Pandya, el chef de Adda, me dijo que probó el queso Amul por primera vez cuando tenía 9 o 10 años; era un lujo para su familia, algo que solo podía comer en ocasiones especiales. “Todavía anhelo su sabor. Todos los demás quesos, a pesar del mejor sabor e ingredientes, se sienten un poco cerebrales ".

El año pasado, dice que hubo escasez de queso Amul en Nueva York y Nueva Jersey. "Terminé conduciendo personalmente a las tiendas en Filadelfia para comprar tanto queso Amul como pude", dice. "Mis chefs me recomendaron que usara queso cheddar, pero no lo haría porque sentí que afectaría la integridad del plato indio".

Del mismo modo, Anita Jaisinghani, la chef de Pondicheri, creció en India con Amul como el único queso disponible en las tiendas. Ella lo llama su "arma secreta" en sus restaurantes. “Tiene un sabor cremoso e intenso que no se parece a ningún otro”, dice. "Y esto es de una persona que come casi nada procesado".

El éxito del queso Amul es algo improbable. Aquí hay una comida casi completamente artificial que tiene profundidad y complejidad, que es amada por los indios por igual (¡incluso los chefs!), Y que yo tomaría el cheddar cualquier día de la semana. Soy plenamente consciente de sus defectos, pero de todos modos me encanta. A diferencia de la mayoría de las cosas en mi vida, acepto el queso Amul exactamente como es. Y hay algo bastante maravilloso en eso.


Acepto el queso Amul exactamente como está: enlatado, procesado y perfecto

Antes de que me critique por ser un snob del queso, escúcheme: la razón por la que no me gusta el queso americano no tiene nada que ver con el hecho de que está procesado. Todo lo contrario. No me importa el queso americano porque crecí con un queso procesado que es muy superior. Permítanme presentarles el queso Amul, el mejor producto lácteo de la India que jamás haya salido de lata.

Amul, una empresa láctea india con sede en Gujarat, se especializa en mantequilla, yogur, helado y queso elaborado con leche de búfalos indios, que le da un sabor muy específico: es más rico, un poco más loco, un poco más funk. Comenzó en 1948 como una cooperativa láctea destinada a ayudar a llevar productos lácteos a ciudades más pequeñas en respuesta a un monopolio creado por una empresa llamada Polson. Muchas de las personas a las que les vendía Amul no tenían acceso a refrigeración, por lo que se desarrollaron productos duraderos y estables, como el queso (su vida útil oficial es de nueve meses). La gente de la India es muy leal a los productos de Amul, pero es ese queso el que inspira, con mucho, el mayor culto. #Amulcheese es un hashtag de tendencia con cerca de 2.500 publicaciones. Y luego están estos anuncios, en los que un chico reservado se come una rebanada de queso Amul antes de un gran juego / cuando está a punto de actuar en el escenario / cuando encuentra un monstruo en su armario, y de alguna manera gana super- confianza. La gente los ama.

Imagina la superconfianza que te espera.

El queso Amul es un queso duro enlatado que sabe a queso cheddar con un toque diferente. Tiene un familiar sabor a mantequilla, pero es un poco amargo. Es duro pero flexible, se derrite maravillosamente y es más salado de lo que cabría esperar. Debido a que está enlatado y empaquetado con quién sabe cuántos conservantes, durará para siempre. Recuerdo claramente cuando mi padre almacenaba latas y latas de queso Amul en la parte superior de nuestra despensa, y esas nos duraban todo el año. Nuestra forma favorita de comerlo era rallarlo y luego derretirlo en una tostada de tomate, con una pizca de chaat masala, que resaltaba todos los sabores maravillosamente extraños del queso Amul. En mi libro de cocina, la receta de tostadas de tomate y queso requiere queso cheddar, porque el queso Amul no está ampliamente disponible, pero si realmente quieres comer el plato como lo hacen los Krishna, debes pedir una lata en línea. Una vez que haya probado un queso a la parrilla hecho con queso Amul, la versión de queso americano siempre tendrá un sabor insípido y aburrido.

Más allá del sabor, el culto al queso Amul tiene que ver principalmente con la nostalgia que conlleva. Al igual que los fideos Maggi, el ramen instantáneo preferido de la India o las galletas Parle-G, nuestro acompañamiento preferido para el té, el queso Amul lleva a los indios de varias generaciones a su infancia. Mi papá siempre me dijo que el queso Amul, más que cualquier otra cosa, le sabía a India. Para mí, sabe a estar en la casa de mis padres en Texas.

Debido a que es un alimento básico de la despensa casera, me sorprendió ver el queso en los platos de los restaurantes indios populares: mezclado con chiles y relleno con naan en Adda en Long Island City, en un queso asado con chutney de menta en USHA foods en Queens. y en un sándwich de pollo con salsa picante en Pondicheri, en Houston y Nueva York.

Chintan Pandya, el chef de Adda, me dijo que probó el queso Amul por primera vez cuando tenía 9 o 10 años; era un lujo para su familia, algo que solo podía comer en ocasiones especiales. “Todavía anhelo su sabor. Todos los demás quesos, a pesar del mejor sabor e ingredientes, se sienten un poco cerebrales ".

El año pasado, dice que hubo escasez de queso Amul en Nueva York y Nueva Jersey. "Terminé conduciendo personalmente a las tiendas en Filadelfia para comprar tanto queso Amul como pude", dice. "Mis chefs me recomendaron que usara queso cheddar, pero no lo haría porque sentí que afectaría la integridad del plato indio".

Del mismo modo, Anita Jaisinghani, la chef de Pondicheri, creció en India con Amul como el único queso disponible en las tiendas. Ella lo llama su "arma secreta" en sus restaurantes. “Tiene un sabor cremoso e intenso que no se parece a ningún otro”, dice. "Y esto es de una persona que come casi nada procesado".

El éxito del queso Amul es algo improbable. Aquí hay una comida casi completamente artificial que tiene profundidad y complejidad, que es amada por los indios por igual (¡incluso los chefs!), Y que yo tomaría el cheddar cualquier día de la semana. Soy plenamente consciente de sus defectos, pero de todos modos me encanta. A diferencia de la mayoría de las cosas en mi vida, acepto el queso Amul exactamente como es. Y hay algo bastante maravilloso en eso.


Acepto el queso Amul exactamente como está: enlatado, procesado y perfecto

Antes de que me critique por ser un snob del queso, escúcheme: la razón por la que no me gusta el queso americano no tiene nada que ver con el hecho de que está procesado. Todo lo contrario. No me importa el queso americano porque crecí con un queso procesado que es muy superior. Permítame presentarle el queso Amul, el mejor producto lácteo de la India que jamás haya salido de lata.

Amul, una empresa láctea india con sede en Gujarat, se especializa en mantequilla, yogur, helado y queso elaborado con leche de búfalos indios, que le da un sabor muy específico: es más rico, un poco más loco, un poco más funk. Comenzó en 1948 como una cooperativa láctea destinada a ayudar a llevar productos lácteos a ciudades más pequeñas en respuesta a un monopolio creado por una empresa llamada Polson. Muchas de las personas a las que estaba vendiendo Amul no tenían acceso a refrigeración, por lo que se desarrollaron productos duraderos y estables, como el queso (su vida útil oficial es de nueve meses). La gente de la India es muy leal a los productos de Amul, pero es ese queso el que inspira, con mucho, el más culto. #Amulcheese es un hashtag de tendencia con cerca de 2.500 publicaciones. Y luego están estos anuncios, en los que un chico reservado se come una rebanada de queso Amul antes de un gran juego / cuando está a punto de actuar en el escenario / cuando encuentra un monstruo en su armario, y de alguna manera gana super- confianza. La gente los ama.

Imagina la superconfianza que te espera.

El queso Amul es un queso duro enlatado que sabe a queso cheddar con un toque diferente. Tiene un familiar sabor a mantequilla, pero es un poco amargo. Es duro pero flexible, se derrite maravillosamente y es más salado de lo que cabría esperar. Debido a que está enlatado y empaquetado con quién sabe cuántos conservantes, durará para siempre. Recuerdo claramente cuando mi padre almacenaba latas y latas de queso Amul en la parte superior de nuestra despensa, y esas nos duraban todo el año. Nuestra forma favorita de comerlo era rallarlo y luego derretirlo en una tostada de tomate, con una pizca de chaat masala, que resaltaba todos los sabores maravillosamente extraños del queso Amul. En mi libro de cocina, la receta de tostadas de tomate y queso requiere queso cheddar, porque el queso Amul no está ampliamente disponible, pero si realmente quieres comer el plato como lo hacen los Krishna, debes pedir una lata en línea. Una vez que haya probado un queso a la parrilla hecho con queso Amul, la versión de queso americano siempre tendrá un sabor insípido y aburrido.

Más allá del sabor, el culto al queso Amul tiene que ver principalmente con la nostalgia que conlleva. Al igual que los fideos Maggi, el ramen instantáneo preferido de la India o las galletas Parle-G, nuestro acompañamiento preferido para el té, el queso Amul lleva a los indios de varias generaciones a su infancia. Mi papá siempre me dijo que el queso Amul, más que cualquier otra cosa, le sabía a India. Para mí, sabe a estar en la casa de mis padres en Texas.

Debido a que es un alimento básico de la despensa casera, me sorprendió ver el queso en los platos de los restaurantes indios populares: mezclado con chiles y relleno con naan en Adda en Long Island City, en un queso asado con chutney de menta en USHA foods en Queens. y en un sándwich de pollo con salsa picante en Pondicheri, en Houston y Nueva York.

Chintan Pandya, el chef de Adda, me dijo que probó el queso Amul por primera vez cuando tenía 9 o 10 años; era un lujo para su familia, algo que solo podía comer en ocasiones especiales. “Todavía anhelo su sabor. Todos los demás quesos, a pesar del mejor sabor e ingredientes, se sienten un poco cerebrales ".

El año pasado, dice que hubo escasez de queso Amul en Nueva York y Nueva Jersey. "Terminé conduciendo personalmente a las tiendas en Filadelfia para comprar tanto queso Amul como pude", dice. "Mis chefs me recomendaron que usara queso cheddar, pero no lo haría porque sentí que afectaría la integridad del plato indio".

Del mismo modo, Anita Jaisinghani, la chef de Pondicheri, creció en India con Amul como el único queso disponible en las tiendas. Ella lo llama su "arma secreta" en sus restaurantes. “Tiene un sabor cremoso e intenso que no se parece a ningún otro”, dice. "Y esto es de una persona que no come casi nada procesado".

El éxito del queso Amul es algo improbable. Aquí hay una comida casi completamente artificial que tiene profundidad y complejidad, que es amada por los indios por igual (¡incluso los chefs!), Y que yo tomaría el cheddar cualquier día de la semana. Soy plenamente consciente de sus defectos, pero de todos modos me encanta. A diferencia de la mayoría de las cosas en mi vida, acepto el queso Amul exactamente como es. Y hay algo bastante maravilloso en eso.


Acepto el queso Amul exactamente como está: enlatado, procesado y perfecto

Antes de que me critique por ser un snob del queso, escúcheme: la razón por la que no me gusta el queso americano no tiene nada que ver con el hecho de que está procesado. Todo lo contrario. No me importa el queso americano porque crecí con un queso procesado que es muy superior. Permítanme presentarles el queso Amul, el mejor producto lácteo de la India que jamás haya salido de lata.

Amul, una empresa láctea india con sede en Gujarat, se especializa en mantequilla, yogur, helado y queso elaborado con leche de búfalos indios, que le da un sabor muy específico: es más rico, un poco más loco, un poco más funk. Comenzó en 1948 como una cooperativa láctea destinada a ayudar a llevar productos lácteos a ciudades más pequeñas en respuesta a un monopolio creado por una empresa llamada Polson. Many of the people Amul was selling to didn’t have access to refrigeration, so shelf-stable, long-lasting products were developed, like the cheese (its official shelf life is nine months). People in India are crazy loyal to Amul products, but it’s that cheese that inspires by far the most cultiness. #Amulcheese is a trending hashtag with close to 2,500 posts. And then there are these ads, in which a reserved boy eats a slice of Amul cheese before a big game/when he is about to perform on stage/when he finds a monster in his closet—and he somehow gains cheese-powered super-confidence. People love them.

Imagine the super-confidence that awaits you.

Amul cheese is a hard, canned cheese that tastes like cheddar with a plot twist. It’s got a familiar buttery flavor, but it’s slightly sour. It’s hard but pliable, melts beautifully, and is saltier than you’d expect. Because it’s canned and packed with who knows how many preservatives, it will last forever. I distinctly remember when my dad would stockpile cans and cans of Amul cheese at the top of our pantry, and those would last us for the year. Our favorite way to eat it was grating and then melting it onto tomato toast, with a sprinkling of chaat masala, which brought out all of Amul cheese’s wonderfully weird flavors. In my cookbook, the tomato-cheese toast recipe calls for cheddar, because Amul cheese isn’t widely available—but if you really want to eat the dish as the Krishnas do, you should order a can online. Once you’ve had a grilled cheese made with Amul cheese, the American cheese version will forever taste bland and boring.

Beyond the taste, the cult of Amul cheese has mainly to do with the nostalgia that it carries. Like Maggi noodles, India’s Instant ramen of choice, or Parle-G cookies, our preferred tea accompaniment, Amul cheese takes Indians of multiple generations back to their childhoods. My dad always told me that Amul cheese, more than anything else, tasted like India to him. To me, it tastes like being at my parents’ house in Texas.

Because it’s such a home pantry staple, I’ve been surprised to see the cheese in dishes at popular Indian restaurants: mixed with chilies and stuffed in naan at Adda in Long Island City, in a grilled cheese with mint chutney at USHA foods in Queens, and in a chicken-chutney sandwich at Pondicheri, in Houston and New York.

Chintan Pandya, the chef of Adda, told me that he first tried Amul cheese when he was 9 or 10—it was a luxury to his family, something that he was only able to eat on special occasions. “I still crave the taste of it. Every other cheese, despite the best of taste and ingredients, just feels a bit cerebral.”

Last year, he says there was a shortage of Amul cheese in New York and New Jersey. “I ended up personally driving to stores in Philadelphia to pick up as much Amul cheese as I could,” he says. “My chefs recommended that I use cheddar, but I would not do it as I felt it would be affecting the integrity of the Indian dish.”

Similarly, Anita Jaisinghani, the chef of Pondicheri, grew up in India with Amul as the only cheese available in stores. She calls it her “secret weapon” in her restaurants. “It has a creamy, intense flavor that is like none other,” she says. “And this is from a person who eats almost nothing processed.”

Amul cheese’s success is somewhat improbable. Here’s an almost completely artificial food that has depth and complexity, that’s beloved by Indians alike (even chefs!), and that I would take over cheddar any day of the week. I am fully aware of its flaws, but I love it so much anyway. Unlike most other things in my life, I accept Amul cheese for exactly what it is. And there’s something pretty wonderful about that.


I Accept Amul Cheese Exactly As It Is: Canned, Processed, and Perfect

Before you lambast me about being a cheese snob, hear me out: the reason I dislike American cheese has nothing to do with the fact that it’s processed. Quite the contrary. I don’t care for American cheese because I grew up with a processed cheese that is far superior. Allow me to introduce you to Amul cheese, India’s greatest dairy product to ever come from a can.

Amul, an Indian dairy company based in Gujarat, specializes is butter, yogurt, ice cream, and cheese made using milk from Indian buffalos, which lends a very specific flavor—it’s richer, a little nuttier, a little funkier. It started in 1948 as a dairy cooperative meant to help bring milk products to smaller cities in response to a monopoly created by a company called Polson. Many of the people Amul was selling to didn’t have access to refrigeration, so shelf-stable, long-lasting products were developed, like the cheese (its official shelf life is nine months). People in India are crazy loyal to Amul products, but it’s that cheese that inspires by far the most cultiness. #Amulcheese is a trending hashtag with close to 2,500 posts. And then there are these ads, in which a reserved boy eats a slice of Amul cheese before a big game/when he is about to perform on stage/when he finds a monster in his closet—and he somehow gains cheese-powered super-confidence. People love them.

Imagine the super-confidence that awaits you.

Amul cheese is a hard, canned cheese that tastes like cheddar with a plot twist. It’s got a familiar buttery flavor, but it’s slightly sour. It’s hard but pliable, melts beautifully, and is saltier than you’d expect. Because it’s canned and packed with who knows how many preservatives, it will last forever. I distinctly remember when my dad would stockpile cans and cans of Amul cheese at the top of our pantry, and those would last us for the year. Our favorite way to eat it was grating and then melting it onto tomato toast, with a sprinkling of chaat masala, which brought out all of Amul cheese’s wonderfully weird flavors. In my cookbook, the tomato-cheese toast recipe calls for cheddar, because Amul cheese isn’t widely available—but if you really want to eat the dish as the Krishnas do, you should order a can online. Once you’ve had a grilled cheese made with Amul cheese, the American cheese version will forever taste bland and boring.

Beyond the taste, the cult of Amul cheese has mainly to do with the nostalgia that it carries. Like Maggi noodles, India’s Instant ramen of choice, or Parle-G cookies, our preferred tea accompaniment, Amul cheese takes Indians of multiple generations back to their childhoods. My dad always told me that Amul cheese, more than anything else, tasted like India to him. To me, it tastes like being at my parents’ house in Texas.

Because it’s such a home pantry staple, I’ve been surprised to see the cheese in dishes at popular Indian restaurants: mixed with chilies and stuffed in naan at Adda in Long Island City, in a grilled cheese with mint chutney at USHA foods in Queens, and in a chicken-chutney sandwich at Pondicheri, in Houston and New York.

Chintan Pandya, the chef of Adda, told me that he first tried Amul cheese when he was 9 or 10—it was a luxury to his family, something that he was only able to eat on special occasions. “I still crave the taste of it. Every other cheese, despite the best of taste and ingredients, just feels a bit cerebral.”

Last year, he says there was a shortage of Amul cheese in New York and New Jersey. “I ended up personally driving to stores in Philadelphia to pick up as much Amul cheese as I could,” he says. “My chefs recommended that I use cheddar, but I would not do it as I felt it would be affecting the integrity of the Indian dish.”

Similarly, Anita Jaisinghani, the chef of Pondicheri, grew up in India with Amul as the only cheese available in stores. She calls it her “secret weapon” in her restaurants. “It has a creamy, intense flavor that is like none other,” she says. “And this is from a person who eats almost nothing processed.”

Amul cheese’s success is somewhat improbable. Here’s an almost completely artificial food that has depth and complexity, that’s beloved by Indians alike (even chefs!), and that I would take over cheddar any day of the week. I am fully aware of its flaws, but I love it so much anyway. Unlike most other things in my life, I accept Amul cheese for exactly what it is. And there’s something pretty wonderful about that.


I Accept Amul Cheese Exactly As It Is: Canned, Processed, and Perfect

Before you lambast me about being a cheese snob, hear me out: the reason I dislike American cheese has nothing to do with the fact that it’s processed. Quite the contrary. I don’t care for American cheese because I grew up with a processed cheese that is far superior. Allow me to introduce you to Amul cheese, India’s greatest dairy product to ever come from a can.

Amul, an Indian dairy company based in Gujarat, specializes is butter, yogurt, ice cream, and cheese made using milk from Indian buffalos, which lends a very specific flavor—it’s richer, a little nuttier, a little funkier. It started in 1948 as a dairy cooperative meant to help bring milk products to smaller cities in response to a monopoly created by a company called Polson. Many of the people Amul was selling to didn’t have access to refrigeration, so shelf-stable, long-lasting products were developed, like the cheese (its official shelf life is nine months). People in India are crazy loyal to Amul products, but it’s that cheese that inspires by far the most cultiness. #Amulcheese is a trending hashtag with close to 2,500 posts. And then there are these ads, in which a reserved boy eats a slice of Amul cheese before a big game/when he is about to perform on stage/when he finds a monster in his closet—and he somehow gains cheese-powered super-confidence. People love them.

Imagine the super-confidence that awaits you.

Amul cheese is a hard, canned cheese that tastes like cheddar with a plot twist. It’s got a familiar buttery flavor, but it’s slightly sour. It’s hard but pliable, melts beautifully, and is saltier than you’d expect. Because it’s canned and packed with who knows how many preservatives, it will last forever. I distinctly remember when my dad would stockpile cans and cans of Amul cheese at the top of our pantry, and those would last us for the year. Our favorite way to eat it was grating and then melting it onto tomato toast, with a sprinkling of chaat masala, which brought out all of Amul cheese’s wonderfully weird flavors. In my cookbook, the tomato-cheese toast recipe calls for cheddar, because Amul cheese isn’t widely available—but if you really want to eat the dish as the Krishnas do, you should order a can online. Once you’ve had a grilled cheese made with Amul cheese, the American cheese version will forever taste bland and boring.

Beyond the taste, the cult of Amul cheese has mainly to do with the nostalgia that it carries. Like Maggi noodles, India’s Instant ramen of choice, or Parle-G cookies, our preferred tea accompaniment, Amul cheese takes Indians of multiple generations back to their childhoods. My dad always told me that Amul cheese, more than anything else, tasted like India to him. To me, it tastes like being at my parents’ house in Texas.

Because it’s such a home pantry staple, I’ve been surprised to see the cheese in dishes at popular Indian restaurants: mixed with chilies and stuffed in naan at Adda in Long Island City, in a grilled cheese with mint chutney at USHA foods in Queens, and in a chicken-chutney sandwich at Pondicheri, in Houston and New York.

Chintan Pandya, the chef of Adda, told me that he first tried Amul cheese when he was 9 or 10—it was a luxury to his family, something that he was only able to eat on special occasions. “I still crave the taste of it. Every other cheese, despite the best of taste and ingredients, just feels a bit cerebral.”

Last year, he says there was a shortage of Amul cheese in New York and New Jersey. “I ended up personally driving to stores in Philadelphia to pick up as much Amul cheese as I could,” he says. “My chefs recommended that I use cheddar, but I would not do it as I felt it would be affecting the integrity of the Indian dish.”

Similarly, Anita Jaisinghani, the chef of Pondicheri, grew up in India with Amul as the only cheese available in stores. She calls it her “secret weapon” in her restaurants. “It has a creamy, intense flavor that is like none other,” she says. “And this is from a person who eats almost nothing processed.”

Amul cheese’s success is somewhat improbable. Here’s an almost completely artificial food that has depth and complexity, that’s beloved by Indians alike (even chefs!), and that I would take over cheddar any day of the week. I am fully aware of its flaws, but I love it so much anyway. Unlike most other things in my life, I accept Amul cheese for exactly what it is. And there’s something pretty wonderful about that.


I Accept Amul Cheese Exactly As It Is: Canned, Processed, and Perfect

Before you lambast me about being a cheese snob, hear me out: the reason I dislike American cheese has nothing to do with the fact that it’s processed. Quite the contrary. I don’t care for American cheese because I grew up with a processed cheese that is far superior. Allow me to introduce you to Amul cheese, India’s greatest dairy product to ever come from a can.

Amul, an Indian dairy company based in Gujarat, specializes is butter, yogurt, ice cream, and cheese made using milk from Indian buffalos, which lends a very specific flavor—it’s richer, a little nuttier, a little funkier. It started in 1948 as a dairy cooperative meant to help bring milk products to smaller cities in response to a monopoly created by a company called Polson. Many of the people Amul was selling to didn’t have access to refrigeration, so shelf-stable, long-lasting products were developed, like the cheese (its official shelf life is nine months). People in India are crazy loyal to Amul products, but it’s that cheese that inspires by far the most cultiness. #Amulcheese is a trending hashtag with close to 2,500 posts. And then there are these ads, in which a reserved boy eats a slice of Amul cheese before a big game/when he is about to perform on stage/when he finds a monster in his closet—and he somehow gains cheese-powered super-confidence. People love them.

Imagine the super-confidence that awaits you.

Amul cheese is a hard, canned cheese that tastes like cheddar with a plot twist. It’s got a familiar buttery flavor, but it’s slightly sour. It’s hard but pliable, melts beautifully, and is saltier than you’d expect. Because it’s canned and packed with who knows how many preservatives, it will last forever. I distinctly remember when my dad would stockpile cans and cans of Amul cheese at the top of our pantry, and those would last us for the year. Our favorite way to eat it was grating and then melting it onto tomato toast, with a sprinkling of chaat masala, which brought out all of Amul cheese’s wonderfully weird flavors. In my cookbook, the tomato-cheese toast recipe calls for cheddar, because Amul cheese isn’t widely available—but if you really want to eat the dish as the Krishnas do, you should order a can online. Once you’ve had a grilled cheese made with Amul cheese, the American cheese version will forever taste bland and boring.

Beyond the taste, the cult of Amul cheese has mainly to do with the nostalgia that it carries. Like Maggi noodles, India’s Instant ramen of choice, or Parle-G cookies, our preferred tea accompaniment, Amul cheese takes Indians of multiple generations back to their childhoods. My dad always told me that Amul cheese, more than anything else, tasted like India to him. To me, it tastes like being at my parents’ house in Texas.

Because it’s such a home pantry staple, I’ve been surprised to see the cheese in dishes at popular Indian restaurants: mixed with chilies and stuffed in naan at Adda in Long Island City, in a grilled cheese with mint chutney at USHA foods in Queens, and in a chicken-chutney sandwich at Pondicheri, in Houston and New York.

Chintan Pandya, the chef of Adda, told me that he first tried Amul cheese when he was 9 or 10—it was a luxury to his family, something that he was only able to eat on special occasions. “I still crave the taste of it. Every other cheese, despite the best of taste and ingredients, just feels a bit cerebral.”

Last year, he says there was a shortage of Amul cheese in New York and New Jersey. “I ended up personally driving to stores in Philadelphia to pick up as much Amul cheese as I could,” he says. “My chefs recommended that I use cheddar, but I would not do it as I felt it would be affecting the integrity of the Indian dish.”

Similarly, Anita Jaisinghani, the chef of Pondicheri, grew up in India with Amul as the only cheese available in stores. She calls it her “secret weapon” in her restaurants. “It has a creamy, intense flavor that is like none other,” she says. “And this is from a person who eats almost nothing processed.”

Amul cheese’s success is somewhat improbable. Here’s an almost completely artificial food that has depth and complexity, that’s beloved by Indians alike (even chefs!), and that I would take over cheddar any day of the week. I am fully aware of its flaws, but I love it so much anyway. Unlike most other things in my life, I accept Amul cheese for exactly what it is. And there’s something pretty wonderful about that.



Comentarios:

  1. Doire

    Ciertamente. Estoy de acuerdo con todo lo mencionado anteriormente. Discutamos esta pregunta.

  2. Majeed

    Lo siento, borré este pensamiento :)

  3. Kazrajin

    Me gusta el tema

  4. Zugrel

    Le recomiendo que visite un sitio en el que hay muchos artículos sobre esta pregunta.

  5. Orbert

    Donde solo hay contra la autoridad

  6. Adharma

    Los datos incorrectos para usted



Escribe un mensaje